Experiencias


Rebeca Fava
Estudiante de Ingeniería Química de la Facultad Regional Villa María, Universidad Tecnológica Nacional.
Destino: Tayoltita, Durango, México.



Mi experiencia IAESTE comenzó en octubre de 2013 en el Aeropuerto de Pajas Blancas, Córdoba con destino final el poblado minero de Tayoltita ubicado en el Estado de Durango, México, donde iba a realizar mis prácticas profesionales en la empresa PRIMERO Minning, productora de plata y oro.
Después de un largo viaje y de conocer la bella ciudad de Durango, llegué a Tayoltita para comenzar a desempeñar mis actividades en el Laboratorio de Ensayos Metalúrgicos, como colaboradora en el desarrollo e implementación del Sistema de Calidad bajo las Normas ISO 17025 e ISO 9001.

Si bien espere mucho tiempo por esta experiencia, en el momento de partir la mezcla de sentimientos fue indescriptible, pero detrás de esa gran mezcla de sentimientos algo me decía que NUNCA olvidaría ese día, porque empezaba una instancia en mi vida que sería inolvidable, ¡y así fue! ese día empezó la mejor experiencia de mi vida, que me permitió APRENDER, CONOCER y sobretodo CRECER en todo el sentido de la palabra, tanto a nivel profesional como personal, por lo que creo que esos tres meses fueron los más productivos de mi vida.

Profesionalmente adquirí infinidad de conocimientos porque se me permitió insertarme totalmente en una industria, dándome la posibilidad de aplicar mis conocimientos en la práctica y combinarlos con los adquiridos a diario. Además, no me limitaron a mi área de trabajo, el Laboratorio de Ensayos, sino que me dieron la oportunidad de apreciar el desarrollo y desenvolvimiento de todas las demás: geología, planta, mina, seguridad, ingeniería y planeación, etc.
Esto último, junto con la convivencia diaria con los profesionales de la empresa como lo eran ingenieros mecánicos, electrónicos, metalúrgicos, mineros, licenciados en seguridad, geólogos, entre otros, me permitió ampliar mi perspectiva con respecto a las demás profesiones y comprender la importancia del trabajo en equipo para lograr objetivos en común de la empresa.

A nivel personal, el aprendizaje y crecimiento fue aún mayor. En primer lugar tuve que aprender a relacionarme y sociabilizarme con gente de una cultura extraña, con un dialecto completamente diferente al cual me llevo unos días comprender y adaptarme.
Luego, con el paso del tiempo, fui descubriendo sus costumbres y su gran variedad gastronómica. Pude participar de múltiples festejos típicamente mexicanos como lo fueron el Día de los Muertos, Día de la Revolución, Posadas, Día de la Virgen de Guadalupe, Navidad, Año Nuevo, Día de Reyes y cumpleaños ya que mis compañeras de trabajo me abrieron las puertas de sus casas desde el primer día y me hicieron sentir como uno más de sus familia. Así fue como empecé a admirar la cultura y el pueblo mejicano ya que tienen muy presentes sus antecesores, mantienen latentes las costumbre de las civilizaciones originarias como las mayas y aztecas, son extremadamente respetuosos, amables, trabajadores pero a su vez son muy divertidos y cada festejo o celebración para ellos era una ocasión perfecta para vestir al pueblo de fiesta en su totalidad.

Como conclusión final puedo decir que a nivel personal la experiencia me permitió ver la vida desde un punto de vista completamente diferente, aprender a valorar más las cosas simples del día a día y a ver cómo cambia forma de pensar de la gente dependiendo del lugar del mundo donde se encuentre y a la sociedad que pertenezca. A nivel profesional pude ampliar mi visión de estudiante de ingeniería química a la de un futuro profesional, acercándome a la realidad de mi profesión a pasos agigantados.

Por ultimo quiero agradecer a IAESTE por darme esta oportunidad única, a Luciano y Romina, miembros de la asociación que me ayudaron con todos los trámites necesarios, a mi familia y amigos que me apoyaron en todo momento, a PRIMERO Minning y su gente que me dieron un lugar para desenvolverme como profesional y por último a todos los mejicanos con los que compartí esta experiencia ya que me trataron muy amablemente, y por sobre todo a los que me brindaron su amistad por los cuales siento un inmenso cariño.
A todos, ¡INFINITAMENTE GRACIAS!


Ver galeria de fotos


Volver